Inicio Investigación Estudio de la apnea Un vistazo al problema
Un vistazo al problema PDF Imprimir

 

El síndrome de apneas-hipoapneas del sueño (SAHS) es una enfermedad que afecta al 2-4% de hombres en la población general adulta. Se caracteriza por episodios repetidos de obstrucción de la vía aérea superior, y está relacionado con un sueño fragmentado y no reparador, y un cuadro clínico de excesiva somnolencia diurna y déficit cognitivo.

El SAHS es una seria amenaza si no es tratado, y está asociado con un deterioro en la calidad de vida, al desarrollo de enfermedades cardiovasculares y a accidentes de tráfico. El SAHS puede diagnosticarse en un cuadro de somnolencia excesiva a través de un estudio del historial médico del paciente y de un examen visual del paciente, pero es necesario confirmar la presencia del síndrome mediante una Polisomnografía convencional nocturna (PSG) de noche completa, que se considera la prueba de referencia de diagnóstico más preciso. Esta técnica diagnóstica es cara y aunque el número de unidades del sueño en España se ha triplicado en los últimos años, éstas siguen siendo insuficientes para atender la demanda creciente, por lo que los pacientes pueden llegar a sufrir inaceptables listas de espera (que a veces llegan a varios años). Este consumo excesivo de recursos médicos ha propiciado la búsqueda de otras opciones diagnósticas más sencillas y rápidas para poder desarrollar protocolos médicos más eficientes, dando prioridad de esta forma a los casos más severos de SAHS.

 

En este escenario, los métodos basados en el procesamiento automático de la señal de voz para asistir al diagnóstico de la enfermedad pueden llegar a ser una opción particularmente atractiva debido a su naturaleza no intrusiva y su potencial de aportar datos cuantitativos rápidamente. Ya que la vía aérea superior está afectada por la fisiopatología del SAHS, parece razonable estudiar si existe algún patrón característico en la señal de voz de pacientes con dicha enfermedad.

 

 


Objetivo:


El objetivo principal de este pionero trabajo es por tanto estudiar las posibilidades de utilizar el habla continua y algoritmos automáticos de procesamiento de señal como procedimiento de apoyo al diagnóstico para la detección de la patología, ya sea de forma independiente o al combinarse con los métodos de referencia.

 


 

Existen distintos aspectos en los que el SAHS puede alterar el habla de los pacientes que lo padecen. El número de estudios dedicados a este estudio es todavía bastante bajo, y la relación de los patrones encontrados en el habla con los factores que predisponen al SAHS está todavía siendo estudiada. Sin embargo, los resultados obtenidos hasta el momento han evidenciado el hecho de que esta relación existe, y que puede ser explotada.

El proceso de modelado de los patrones característicos de la apnea del sueño en el habla se realiza mediante técnicas estadísticas que consideran el espacio acústico del habla y trata de extraer las diferencias existentes entre un locutor sano y un enfermo del SAHS.

 

Los resultados obtenidos hasta el momento son muy prometedores, si bien la cantidad de datos necesaria para mejorar los sistemas es muy elevada.

 

COLABORACIÓN
Aquellas instituciones u organizaciones del ámbito clínico que pudieran estar interesadas en colaborar en este proyecto pueden ponerse en contacto con el investigador responsable: Dr. Luis A. Hernández Gómez

gmm

Modelo estadístico del espacio acústico.
Comparando los modelos para locutores sanos
y para pacientes del SAHS es posible detectar
diferencias en estos patrones que pueden ser
relacionadas con esta enfermedad.
GAPS-UPM 2010.

 

En el caso del estudio de la apnea que nos ocupa, a diferencia de lo que ocurre con otras patologías, se consideran patrones bastante relativos a la fonación, la articulación y los fenómenos de resonancia en el habla. Las técnicas convencionales de detección de patalogías del habla suelen centrarse también en algunos de estos aspectos. Sin embargo, habitualmente las grabaciones de voz se limitarían a vocales sostenidas. Además de evidenciar las capacidades del análisis del habla para detectar la apnea, los trabajos realizados hasta el momento señalan que podría existir tanta o más información útil en el habla continua que en esas vocales sostenidas.

 

Recientemente, junto al procesado automático del habla se ha introducido el uso de imágenes para el análisis de la apnea. Tal y como se reconoce en los protocolos clínicos habituales, existen determinadas configuraciones faciales y del cuello, que pueden ser relacionadas con el SAHS. A su vez, éstas condicionan la producción del habla, lo que introduce una interesante relación de causa-efecto entre el SAHS, la morfología y el habla. Esta vía de trabajo se encuentra actualmente en fase de estudio, si bien los resultados preliminares evidencian este doble condicionamiento que podría servir una vez más para el apoyo al diagnóstico clínico.

 

 

 

 

El síndrome de la apneas-hipoapneas del sueño (SAHS)
es una enfermedad muy prevalente que afecta al 2-4% de
hombres en la población general adulta [1]. Se caracteriza
por episodios repetidos de obstrucción de la vía aérea
superior, y está relacionado con un sueño fragmentado y
no reparador, y un cuadro clínico de excesiva
somnolencia diurna y déficit cognitivo. El SAHS es una
seria amenaza si no es tratado, y está asociado con un
deterioro en la calidad de vida, al desarrollo de
enfermedades cardiovasculares y a accidentes de tráfico.
El SAHS puede diagnosticarse en un cuadro de
somnolencia excesiva a través de un estudio del historial
médico del paciente y de un examen visual del paciente,
pero es necesario confirmar la presencia del síndrome
mediante una Polisomnografía convencional nocturna
(PSG) de noche completa, que se considera la prueba de
referencia de diagnóstico más preciso [1]. Esta técnica
diagnóstica es cara y aunque el número de unidades del
sueño en España se ha triplicado en los últimos años,
éstas siguen siendo insuficientes para atender la demanda
creciente, por lo que los pacientes pueden llegar a sufrir
inaceptables listas de espera (que a veces llegan a varios
años). Este consumo excesivo de recursos médicos ha
propiciado la búsqueda de otras opciones diagnósticas
más sencillas y rápidas para poder desarrollar protocolos
médicos más eficientes, dando prioridad de esta forma a
los casos más severos de SAHS.
Última actualización el Martes 19 de Octubre de 2010 18:57